El Sistema WAVE ha sido diseñado para lograr un eficiente control de la incrustación, microorganismos y corrosión en el agua de las torres de enfriamiento sin utilizar productos químicos. Es de fácil instalación, mantenimiento mínimo, larga duración y bajo costo de operación.

El sistema WAVE trabaja generando un campo electrodinámico en el interior del tubo inductor, lo cual provoca:

  1. Que se neutralice la carga de las partículas en suspensión, iniciando un proceso de precipitación natural.
  2. Que los sólidos suspendidos al precipitarse sean atraídos por las partículas en suspensión aglomerándose, provocando que las partículas aumenten de tamaño hasta sedimentarse sin causar incrustación.
  3. Que se dañen las paredes celulares de las bacterias, mediante ondas electromagnéticas de alta frecuencia generadas por el sistema WAVE. Evitando que se reproduzcan y provocando que sean parte del aglomerado y se sedimenten.

El Sistema de pulsos electromagnéticos trabaja por encima del punto de saturación del carbonato de calcio, lo cual permite manejar mayores ciclos de concentración, teniendo un mayor ahorro en el consumo de agua.